Ambrosía

Ella le pintó el alma,
con los colores del arco iris,
el universo de fondo
se detuvo en ese instante;
con solo dos palabras,
iluminó su alma.

Alguien dijo:
"las palabras no encienden el alma"
él prefirió ser sordo a vivir ciego
y se enamoró de una estrella.

El ultimo tren...
nunca es el último
porque siempre
hay otro día.

Un nuevo anden
una vía inesperada
donde el asombro
viaja sin boleto.

El último tren...
no es el final
de todos los viajes,
ni tu último destino.






Comentaris

  1. Vías de doble dirección que desembocan en paisajes inopinados donde el aire recupera su capacidad de vuelo...a veces una sola palabra define el universo entero...

    Mi beso, calmA

    ResponElimina
  2. Hay una estrella que sabe que la luz se fue.
    También está el camino, el otro amanecer, ladridos de un Dios que ya fue hablado.

    Beso.

    ResponElimina
  3. Me gustan los trenes y las estaciones vacías.

    Beso

    ResponElimina
  4. hola calmitA
    quiero cmentar en tu entrada de hoy
    y n0 me deja
    esta muy linda
    desde la foto
    hasta el poema
    felicidades

    ResponElimina
  5. tal vez, siempre se presenta una posibilidad una duda, o quizás sean la formas de la espera, mis besos

    ResponElimina
  6. Me gustó, muy bonito. Besos.

    Hay luz aquí, gracias por tu presencia , abrazos.

    ResponElimina
  7. Parece que no se puede comentar en la entrada de hoy 20, tampoco la pude hacer en esta del 19, no se porqué, solo quería decirte que ese coro, después del poema, me remató :))
    Besos y salud

    ResponElimina
  8. De hecho nunca hay un último tren, ni una última sonrisa. La realidad suele restar trascendencia a todo lo que tiene pinta de solemne.

    Besos

    ResponElimina

Publica un comentari a l'entrada