dimarts, 14 de maig de 2013

Soliloquio






A veces...
un gesto no necesita más atajos
para SER.

A veces...
es la entraña insólita
de un sentir asfixiado en frío.

Los músculos,
y también la carne,
tienen el significado que queramos,
porque el alma...
es la ciencia de las ideas
y el esqueleto...
lo que sostiene todos los hechos.

Si eres jinete,
y cabalgas sobre el abismo,
no temas a la niebla,
confía siempre en el instinto del caballo...


3 comentaris:

  1. a raíz de palabras previas comentadas, es que vislumbro de tus mangas cuatro ases que son la garantía de la partida antes de cualquier sueño para al fin quedarse en un soliloquio que viaja a donde debe hacerlo y soñar ,besos

    ResponElimina
  2. Complicado el lenguaje muscular de los gestos, pero tan fascinante como cada dimensión…cada voluta caliente de tus palabras, de humo, de barro o tan solo mirando como se sostiene el vacío.

    Beso.

    ResponElimina