dissabte, 20 de desembre de 2014

Se apagó la luz




 Un intenso dolor repta por su espalda. Hace un soplo le dijo oblicuamente - eres mi amor- mas hoy... hoy he de ser borde con la memoria, apretar las manos con ansia, tomar mucho té, 
hacerme cueva o minúscula.
calmA






Cuando uno está jodido, cuando tienes una espada de Damocles encima de la cabeza esperando un final o que por fin salga el sol, no hay nada para rematarte, como que aquellos que crees te quieren y que a la vez creen conocerte bien, te den la puntilla como si fueras un  Mihura al final de una tarde de toros, esas que tanto detesto.

Resulta patético cómo pierdes el sueño, cuando la mente está exhausta por momentos difíciles que estás pasando; es alucinante ver como se te va el hambre y las ganas de vivir en cuestión de segundos.

Es increíble cómo para ti algo sin importancia, algo fortuito en momentos desesperados y que nunca hubieras pasado al plano real,  que incluso se podría esfumar en mil pensamientos vanos, alguien lo recoge, lo escudriña, lo retuerce, como si de ello dependiera su salvación.


En estas últimas semanas, por no decir meses, los acontecimientos de la vida me han hecho ver que las cosas importantes no tienen nada que ver con las interpretaciones que uno hace, porque son simples: vives, mueres, estas sano, no lo estás, ríes con los que quieres y lloras con ellos. Nada es más importante.


El problema es cuando no para la lluvia y tienes que luchar y seguir al pie del cañón y te encuentras sola con las circunstancias de tu propia vida, entonces se suman otras que tú consideras nimias y algunas otras que ni siquiera consideras...


Son pequeñas cosas que emborronan todas las demás, que te roban la energía para llegar a ese punto cero. Para ello has cambiado formas de actuar, acoplado momentos, analizado por fuera y por dentro buscando siempre una explicación convincente; el dónde fallaste...y aún no encontrando la respuesta, no has dejado de intentarlo.


Hasta que un día te despiertas y dices... se acabó, ya no más, simplemente llegas a la conclusión de que lo que no depende de ti, lo que no está en tus manos, no puedes solucionarlo. Eso te provoca gran vacío y un estrés delirante, solo queda aceptarlo y actuar en consecuencia. Hay casos en que esa consecuencia es ser educado decir adiós y asimilar que esa tristeza será tu compañera y aparecerá en muchos momentos de tu vida; en otros casos es pegar un puñetazo encima de la mesa, cagarte en todo lo que se menea, soltar cuatro palabras feas, esas que muy pocas veces has usado y que te dejan más jodida que al que las recibe, y luego, arrepentirte de haberlo hecho, pero a lo hecho... pecho, y pides perdón al universo con la esperanza de que alguien en el más allá te escuche, aunque sabes que eso también te seguirá acompañando el resto de tu vida.


Después... solo queda buscar encontrarse con ella  (la vida), hallar cosas importantes que te hagan sumar y crecer como persona, no involucionar, cosas que te ayuden a avanzar, cosas que te hagan sentir la persona que quieres ser, no las que te hagan dudar de todo, incluso de ti misma y culpabilizarte por aquello que nunca hubieras querido hacer o decir...


... y seguir adelante.



16 comentaris:

  1. Si, efectivamente, seguir adelante...
    Yo comparto cada una de tus palabras, las hago mías, solo espero que las varias veces que yo tuve que actuar como tan bien describes, en las dos versiones, el sufrimiento fue grande, espero que eso no te suceda a ti...
    En cualquier caso, si. seguí adelante... :)
    Besos y salud

    ResponElimina
  2. Sin palabras calmA, ahora mismo sólo te siento y te siento fuerte (a pesar de lo que nos muestras hoy) un pedazo de mujer capaz de salir de esto y de cualquier cosa que se le ponga por delante, pero llena también de una terrible sensibilidad que hace que a uno le tiemblen hasta las uñas.
    Feliz Navidad querida poeta. Otro espectacular vídeo, una artística y original ejecución.
    J.

    ResponElimina
  3. No se deben buscar razones científicas para asuntos del cuore signorina.
    Y tampoco sirve tener sentido común, es solo unos cuantos prejuicios establecidos en la mente antes de tener 18 años.
    No creo en altares ni reclinatorios. Esa manera de sentir la hará sufrir...Ayyysssss
    Vamos a emborracharnos rubita.
    Un masajito sanador?
    Beso
    S

    ResponElimina
  4. Aún con la luz apagada, te siento muy presente.

    Todos caminamos con tropiezos, y tu fortaleza se mostrará.

    Besos. La espada pasará de largo. Corazón coraza

    ResponElimina
  5. La importancia de lo importante...esa es la llave de todo este misterio llamado vida, y a partir de ahí todo lo demás, incluidos los latidos involuntarios, las sonrisas anónimas, el dolor vestido de esperanza, la soledad bien atendida, el amor desinteresado y generoso y también, cómo no, el perdón, porque sólo perdonando podemos llegar a ser verdaderamente libres.

    A ti te sobra corazón y ganas de Ser. Eres una gran mujer, calmA ; tal vez por eso siempre estás entre mis cosas importantes.

    Beso.

    ResponElimina
  6. Respira hondo y coge energía, Un beso.

    ResponElimina
  7. Cuánto tiempo sin leer algo tan sincera y desgarrado.
    Me has emocionado.

    ResponElimina
  8. Calma, hoy mi comentario llega cargado de energía positiva, espero que te llegue de la mejor manera

    La única manera de caminar siempre es hacia adelante

    Aprovecho para mandarte un fuerte abrazo y desearte lo mejor para estos días que se acercan

    ResponElimina
  9. sea lo que sea, te envío un abrazo largo, calmA.

    y todo, todo, todo pasa.

    ResponElimina
  10. Conmueve calmA, pienso que a él tampoco le será fácil olvidar a alguien como tú, alguien que escribe algo tan sincero y bello como esto.
    Besos y felices fiestas

    ResponElimina
  11. No hace muchos días escribía por ahí en algún blog, no recuerdo en cual, algo así como que si nadie dependiera de mi me apearía en marcha, pero que de momento no podía.
    Luego pasan minutos y se suaviza el decorado aunque solo sea por momentos.
    Y sigues, y sigues y dentro de otro tiempo volverán y volverás a estresarte. Y vuelta a empezar.

    Y esos dolores viejos conocidos seguirán latentes y a ratos te olvidaras de ellos, no del vació inmenso. Pero vives y seguirás haciéndolo.

    Y un día de estos saldrá el sol.

    Y yo te recuerdo casi todos los días aunque no vengas, y cuando no vienes pienso. O me pregunto. ¿Como andará?

    ¿Que salga el sol !

    Yo, ya sabes... Te quiero a mi manera virtual.

    Un Beso.

    ResponElimina
  12. Osti, Calma. La culpa la tengo yo por entrar de uvas a peras.
    Me acabo de quedar estupefacto. Algo gordo ha pasado para que escribas esto.
    No es el lugar para preguntarte; pero tú sabes dónde escribirme.
    Te mando un abrazo grande y sincero donde los haya.
    Codorníu.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gracias por el ofrecimiento Pepe, me conoces un poco y sabes que soy muy cerrada, no te voy a escribir porque no lo hago nunca o en contadas ocasiones que ni recuerdo de tanto tiempo que hace. Este es un texto como otros que he escrito, se puede leer y no buscar nada más allá o cada uno interpretarlo como mejor le de su entender, no más de dos personas saben de qué hablo.
      Pero gracias siempre y mis mejores deseos para ti en este año que acabamos de comenzar.
      Abrazo

      Elimina
  13. Hay personas que en tu inestabilidad obtienen su calma... No te voy a escribir aquí el rapapolvo que te daré mas adelante (es que me ha encabronado eso de meterle el carajazo a la mesa y arrepentirse... no hija, te colmaron los huevos y arrepentirse por eso ni de vaina, tan fresca y pa lante)... y pues eso... pasa la vida, no van a pasar los malos momentos y los pendejos??? detente, piensalo, sonrie y sigue adelante, muevete, no te estanques... la vida es eso, verse y no verse. Te quiero tontona y prende la puta luz que yo de vaina veo!

    ResponElimina