"Para Edita Piñan, recordándole que la poesía llama
imaginación a lo que ella se empeña en llamar locura".


Amor, no seas: huye del ser y que a ti el ser rehuya
como a un muerto, y dile, no me toques
como a un muerto, que no plante en ti
su zarpa de animal la vida, que
vivir es pecado, amor, no seas
huele mal la vida, amor
no seas que vivir es una
huida perenne de aquel nacer que extraños
conspiraron contra tu dicha un día, de aquel
nacer que esos desconocidos
te quisieron y no te pudo nadie
porque eres virgen todavía,
virgen como un santo, de la vida:

amor, sé como yo, no seas.

- Leopoldo María Panero-