Cobijo





Al poema le incumbe todo, aun la tierra más ingrata, 
la prueba más dura. De su confrontación consigo 
mismo no está ausente la guerra con lo ajeno. 

Todo y nada están ahí para ser dichos. El poema es 
el puente que une dos extremos ignorados. Pero es 
también esos extremos. El poeta es una venturosa 
incursión por lo ignorado. 

Para el lector brillará otro elemento no previsto: 
una raíz, una rama. El Poema total sería entonces 
un resultado de sumas infinitas, de confrontaciones, 
contradicciones y memorias, de recuperaciones y 
pérdidas, de olvido, muerte y ser: (sería como un dios) 
algo inmortal nacido de criaturas mortales.
 




CÍRCULO 

Digo que ninguna palabra 
detiene los puños del tiempo, 
que ninguna canción 
ahoga los estampidos de la pena, 
que ningún silencio 
abarca los gritos que se callan. 
Digo que el mundo es un inmenso tembladeral 
donde nos sumergimos lentamente, 
que no nos conocemos ni nos amamos 
como creen los que aún pueden remontar sueños. 
Digo que los puentes se rompen 
al más leve sonido, 
que las puertas se cierran 
al murmullo más débil, 
que los ojos se apagan 
cuando algo gime cerca. 

Digo que el círculo se estrecha cada vez más 
Y todo lo que existe 
Cabrá en un punto. 


AQUÍ 

Clávate, deseo, 
en mi costado rabioso 
y moja tus pupilas 
por mi última muerte. 

Aquí la sangre, 
aquí el beso roto, 
aquí la torpe furia de dios 
medrando en mis huesos. 


“Sobre la fina lámina/ de agosto/ el aire dice/ su borde de olores/ y respira; / un dedo/ recorre ingenuamente/ los ojos/ del silencio”.


La morada imposible
Susana Thénon
Editorial Corregidor






Comentaris

  1. Lo que pueden las palabras bien hilvanadas. Llegan hasta hacerte sangrar el alma o evebarte hasta los cielos mas perpetuos. Gracias por compartirlo Em

    ResponElimina
  2. Impresionante

    Que arte en las letras

    Una imagen deslumbrante

    ResponElimina

Publica un comentari a l'entrada