dilluns, 7 de setembre de 2015

Tan dentro, tan lejos, tan fuera...

"Te hablo de eso, te hablo de aquello
Yo solo quiero que recuerdes que 
fui un pasajero allá entre tus sueños"

Manuel García / Album :  Pánico 2005



"Necesito sudarte
como se suda un día de verano
como el abrigo que llega a agobiarte
cuando no consigues desabrocharlo"

Vanesa Martín / Albúm : Trampas 2009




El fin de semana se mantiene en un tono gris perlado que baña este mi estudio, desordenado con sutileza y precisión y donde atesoro detalles, recuerdos, linduras, cosas que no tienen precio para mi porque son suyas.

No hay nada que decir, no hay nada que pensar. Solo tengo esta somnolencia, estos ojos tristes, estas ganas de desarmarme en el viento, de perderme en un remolino contra el edificio de enfrente, de quedarme pegada a sus manchas de humedad, hasta que el sol me lleve al cielo para que las nubes me devuelvan otra vez al barro que se ajusta bajo los cordones de la vereda.

Vi amanecer el domingo desde la ventana, lloviznaba y las luces de los autos se multiplicaban en las gotas del cristal. Detrás de mi, botellas vacías y pedazos de pizza fríos.

Arrastrar el sinsentido está espantosamente cargado de sentido; de un sentido vacío que con dientes finos muerde todo el tiempo manos, pies, espalda y ojos.

Sólo somos con muletas de palabras... ¿por qué no nos damos cuenta?

No me soporto.




       

       

       

       





8 comentaris:

  1. estaciones del alma Em. Estaciones. Todas tienen su porque aunque no la sepamos desifrar en su totalidad. Así vamos, como sudarios de heridas arrastrando toda nuestra silueta. Pero... Son estaciones. Tiempo. Hermosa melodía.Un abrazo

    ResponElimina
  2. Eres muy severa contigo misma, pero bueno, yo te soporto encantado, para compensarte... :)
    Besos y salud

    ResponElimina
  3. hay días para todo. días en los que sin motivo somos los más felices del planeta y otros todo lo contrario. como dice genín, quizá aflojar un poco, bajar el listón, aprender que ni tanto ni tan poco. y a seguir, niña. a seguir porque no nos queda otra y que dure mucho tiempo.

    un beso. con muletas, pero y qué.

    ResponElimina
  4. esas habitaciones que son nuestras torres

    allí sentimos todo

    ResponElimina
  5. Un beso grande, Solo

    Otro día nos tomamos unas vacaciones cortas de nosotros mismos.

    ResponElimina
  6. Necesito sudarte..
    No más nada
    beso
    S

    ResponElimina
  7. Escribimos..., pero no sé en que lugar olvidamos la verdadera poesía, el sentido de la vida. Lo cierto es que la escritura ya hace tiempo que dejó de ser una satisfacción para convertirse en un arte sedentario, rutinario y denostado, unas muletas que sobornan el peso del alma.
    Reconozco esa somnolencia que apenas se soporta, el hastío y el aburrimiento de los días.
    Me gustó esta forma que tienes de escribir, tan directa e introspectiva.

    ResponElimina
  8. Va a ser que no... ¡Solo!

    En mi madrugada desvelada no podía dejar de darle vueltas a la primera parte de esa entrada tuya en la que te refieres a todos esos objetos que atesoras.
    Y después de mucho buscar en mi desván de mi mente me he dado cuenta de que no tengo ni tan solo un objeto, ninguno que me recuerde a .

    Imagina si tuviera alguno...

    ¿Sera ese el método en cuestión como en la canción de mi ultima entrada?

    ResponElimina