dimarts, 20 d’octubre de 2015

Vaharada


Con todos los pensamientos me fui
fuera del mundo: allí estabas tú,
mi sosegada, mi abierta, y-
nos recibiste.

¿Quién
dice que se nos murió todo
cuando se nos quebraron los ojos?
Todo despertó, todo comenzó.

Paul Celan. De "La rosa de nadie"





El quejío del chasco, la luz del Robe rompiendo jaulas y farolas, la pérdida, el abatimiento.

No hay órdago que soliviante esta marea a la que se abandonó el hambre de los coyotes.

No hay luna que eclipse las recopilaciones de orgasmos y retos postergados.

No hay adioses afinando (re-pu-ta muer-te) las dobleces de un bolero.

Exceso de adrenalina en el vaho.
demasiados sueños rotos, 
superávit de lluvia aguardando
que los charcos
le devuelvan las respuestas al vacío.

Bajo el cerezo los perros ladran leyendo a Lihn, 
y en el agravio del concepto,
una performance de hospitales y cristales rotos,
rebasan las fronteras de la creación.

¿Por qué los poemas me parecen cada vez más tropas a punto de rendirse?

Dime la verdad a tiempo.

Llévate el frío de mi boca.



15 comentaris:

  1. No me hables de hospitales ni siquiera ese poquito, por favor, aunque reconozca su protagonismo estelar a veces... :)
    Besos y salud

    ResponElimina
    Respostes
    1. Venga superGenín... qué ya estás curaito...

      T' estimo molt molt molt

      Elimina
  2. A veces........Signorina
    Zarandea mi jaula,. Sabe?
    La siento insoportablemente inspirada.
    Beso calido
    S



    ResponElimina
  3. Voy, vengo pero siempre te encuentro sublime de poesía. Un besito y una grata alegría volver a leerte. :)

    ResponElimina
  4. será que tus vaho inspira

    y expira deseo

    ResponElimina
  5. Tropas rendidas, desertoras de lo real, capitulando en el sentimiento.

    ResponElimina
  6. Todo el poema es bello, pero... ay, ese final, yo también quiero saber.Te abrazo querida!

    ResponElimina
  7. Te he dicho que tienes que recopilarlo todo y publicarlo en algún sitio que quede para siempre, que aquí se va al ciberespacio y eso no existe.

    Que eres mu grande nena.

    ResponElimina
  8. Quien no tenga perros ladrando no ha vivido. leerte es a veces leerme. Cosas raras que suceden. Un beso Rubia llegas siempre sonde habita alguna herida

    ResponElimina
  9. A la pregunta: "¿Por qué los poemas me parecen cada vez más tropas a punto de rendirse?"
    Tu respuesta: "...lluvia aguardando que los charcos le devuelvan las respuestas al vacío".
    Mi comentario: Todo está en el aire, en el reino de la incertidumbre; nunca como partes exultantes, instaladas en la euforia maníaca del éxito; en la certeza de las cosas (en el fondo, meras fantasías).
    La respuesta es sublime: lluvia en los charcos, esperando, especularmente, que el vacío se refleje (o mejor, se deje reflejar); algo imposible como se dice aquí.
    - Maestro, ¿por qué pesca usted con una caña que no tiene ni anzuelo ni cebo?
    - Verás. Los peces pequeños no me interesan; y el grande, no pica.

    CalmA, no sé si te lo digo a tiempo. Tampoco creo en este concepto mental, simple ilusión.
    Pero sí puedo decirte que este es un poema de los grandes. ¡De los que cada vez hay más en tu blog!
    (Celan, por cierto, increíble)

    Besos, amiga.
    Saleta.

    ResponElimina
  10. Siempre parece que haya demasiados sueños rotos, supongo que lo bonito es saber interpretarlos...

    Abrazos fuertes!!

    ResponElimina