dimarts, 17 de novembre de 2015

Un poema cualquiera



La literatura es lo mismo que una
cerilla en medio de un campo en mitad de la
noche. Una cerilla no ilumina apenas nada,
pero nos permite ver cuánta oscuridad hay a
su alrededor.
William Faulkner




No he perdido el rumbo.

No se ha ido el tren de las 8.15 sin mi.

No estaba distraída cuando de repente inició su marcha y olvidé subir.

No ha sucedido así.

Solo decidí, no montarme esta vez.







Me mostró que el centro del mundo estaba en la vereda de la Facultad de Ingenieros (pero no se lo dije).

Descubrí (en él) que podía conocer a un varón absolutamente poeta, estramboticamente humano, cautivadoramente sensible, hechiceramente hombre (pero no se lo dije).

Una noche en pleno Barri Gòtic, le pegó un tiro a mi corazón solamente con una llamada y su voz (pero no se lo dije).

Logró que el tiempo se parara, desapareciera en una plaza cualquiera, una tarde cualquiera entre palomas atrevidas y vendedores ambulantes (pero no se lo dije).

Nunca nadie me había abrazado así (pero no se lo dije).

Me ayudó a creer que esta vez sí,- algo había en la grieta como decía Borges- (pero no se lo dije).

Le dio a mi existencia una textura literaria, es decir, la hizo irreal (pero no se lo dije).

Desató mis contradicciones y me puso frente a mi estupidez (creo que eso... si se lo dije).




       

       

       

       


13 comentaris:

  1. Y, a veces, el ladrón huye sin saber que nos ha robado el alma. Tal vez fuera mejor decir abiertamente, aunque quizás ya lo supiera: "ven y llévate lo que te pertenece, haz que hurtas el corazón de la entrega".
    No creo que se pueda vivir demasiado tiempo con un varón absolutamente poeta, desconfío de la humanidad de lo sensible, en mi caso necesitarías un hechizo para sentirte cautivada.
    Hermosos versos, por un momento también se me detuvo el tiempo...

    ResponElimina
    Respostes
    1. Ummm no me tientes...

      Gracias Raúl, no se está tan mal ahí parado.

      Elimina
  2. Esto ya lo leí?

    Decir o no decir, esa es siempre la cuestión. Quizá el callar encalla y el hablar demasiado desata nudos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Ni idea... tal vez en otra vida.

      Sí, creo también que es así, en el termino medio dicen se halla la virtud, no es mi caso, obvio.

      Gracias Oscar, siempre das en el clavo, eres brillante.

      Elimina
    2. Entonces en otra vida...me escribiste

      Que afortunado

      Elimina
    3. La virtud no entiende de términos medios cuando se halla, ni el amor puede permanecer en la mediocridad.

      Elimina
  3. ¡Cuánto hacía que no venía por aquí!... Cuánta pasión siempre!, qué hermoso. Cuántas ganas de charlar un rato contigo. Va mi abrazo infinito.

    ResponElimina
  4. Puedo contar con los dedos de una sola mano las amigas que tengo en este viaje virtual, tú eres una de ellas y te llevo en el corazón, a pesar de la distancia, a pesar de los silencios eternos, siempre habrá un momento que nos volveremos a encontrar, este es uno de ellos.
    Gracias Stella, intentemos encontrar ese momento para charlar.

    Un tremendo abrazo

    ResponElimina
  5. No desesperes, puede ser que muchas, o al menos varias de las cosas que no le dijiste con palabras se lo dijeras con tu mirada, con una sonrisa, con un gesto dulce, con una actitud especial, y es posible que el se diera cuenta, muy posible, de lo contrario, no tendría las cualidades que TU le viste... :)
    Besos y salud

    ResponElimina
  6. Muchas veces decimos de mas y otras... Callamos en demasiá. No se si hay universos paralelos, magos y hechiceras, lamparas con Aladinos y los 40 que nos roban. Solo se y eso es cierto ,que a veces amamos. Y en ese amor se nos va gran parte de nosotros y nos queda gran parte del otro. Pero eso... No se si te lo dije alguna vez. Beso Em.No te pierdas por el Barrio Gótico.

    ResponElimina
  7. Me ha gustado muchísimo lo del tiro en el corazón. ¡Qué genialidades se te ocurren!
    Este es otro de los poemas (y ya van nosecuantos) por los que se transparenta lo que eres.
    Besos, amiga. Cada día me espero lo mejor cuando publicas.
    Saleta.

    ResponElimina
  8. qué imposible saber cuándo decir y cuándo callar. nunca acertamos, pero, ah, las pocas veces que sí lo hacemos, eso sí es magia de la buena, de la que da para muchos días y más noches.
    me ha encantado, niña: simple, directo, honesto.

    un abrazo, dicho.

    ResponElimina
  9. A mi no me gusta en absoluto que me pararan el tiempo. Y tu sabes mejor que nadie aun sin conocerme que se me paro en 1978.

    Y Nunca se pasa el dolor. Y con nada.

    Hasta la vista.

    ResponElimina