dimarts, 1 de desembre de 2015

L' amor


"Sin hablar, sin pensar,
iré por los senderos:
pero el amor sin límites
me crecerá en el alma"
"Sensación", Arthur Rimbaud





Parece mentira madre lo lentas que han pasado las horas desde que volaste y me dejaste huérfana de vida. Miro hacia atrás durante estos años y en tortura llego a la conclusión de que te llevaste la posibilidad de escuchar de tus labios aquello que nunca me dijiste y que yo te dije hasta la saciedad, cuando ya no entendías lo que te decía, y eso es irreversible. Algo en mi se quebró profundamente el día que pasé de ser tu hija a ser tu madre, y no tocaba, estaba criando a la mía, ese maldito día en que tu cerebro dejó de recibir la información y señales adecuadas, sólo tu cuerpo recordaba que una vez fuiste hermosa, pálida, brillante... eso y el piano donde te sentabas y ya no sabías que hacer con tus dedos, lo aporreabas y yo a tu espalda te acariciaba el cabello mientras iban cayendo por la cornisa de mis ojos, lágrimas como puños, hasta que empezabas a gritar y entonces yo volaba y te ponía una de Gardel, de Mario Lanza o de la Callas y era bálsamo, milagro, ansiolítico que no se vende en farmacias, grageas de pentagrama.

No he vuelto a ser hija de nadie, ni de la luna ni del sol ni del mar, ni seré nunca más flor o gaviota, y es que madre... quisiera ser NADA todas las horas del día... y de las malditas noches.





       

       

       

       




7 comentaris:

  1. y cómo siempre, cada año, sin faltar a uno solo... la hija rememora el amor que le profesa a su madre, y viceversa



    no sabes, cómo te envidio : mi madre vive, pero... bueno

    ResponElimina
  2. Tarde o temprano el olvido es la sustancia que nos habita; pero la piel sigue necesitando las caricias, el amor desposeído de la presencia.

    ResponElimina
  3. Me has aflojado las lágrimas y dolido la garganta, que miedo le tengo a eso... :(
    Menos mal que todo apunta a una muerte rápida por la cardiaquera...
    Besos y salud

    ResponElimina
  4. Duele al leer, amiga. Lo que has puesto en el papel esta vez es muy fuerte.
    Gracias por seguir haciendo textos desde el corazón.
    Al final lograrás tu deseo y te disolverás un día de estos.
    Tiemblo de pensarlo.
    Besos.

    ResponElimina
  5. un beso muy fuerte

    el amor de una hija es infinito

    ResponElimina
  6. Ese amor el de ahí dentro te rescatara siempre de los abismos mas oscuros Em. Un abrazo

    ResponElimina
  7. No te lo he dicho nunca pero ahora mismo la tengo tras de mi mientras te escribo, todas las noches pasamos nuestras noches de música hasta que se duerme, tiene 91 años pero ella dice que 90 se empolva cada día las mejillas con sus polvos de Maderas de oriente y se pinta los labios porque no puede salir a que la vean sin arreglar. Ahora me cuenta mientras yo te cuento por enésima vez. Y a veces mezcla tramos de una conversación con otra, pero normalmente luego se orienta y pilla el hilo. Le encantan estas músicas que os cuelgo en mi blog cada noche. A fuerza de oír durante años mis discos. Al fin y al cabo ella me inoculo la música en las venas desde su barriga.
    Sí es verdad lo que dices. Hemos cambiado el rol pero ella ya lo hizo un tiempo por mi. Ahora me toca a mi. No tengo hermanos. Pero somos dos.

    Beso guapa me encanto saber de ti y me encogiste un poquito el coeur.

    ResponElimina