dimarts, 8 de desembre de 2015

Tiramisú de fresa




Duerme
Y mientras la imagino,
sus cabellos se expanden sobre el cojín
como flores silvestres.
Cierro los ojos y rezo. 





ELLA TEJE UNIVERSOS DE AMOR
Presiento que lo hace
desde ese rincón de los sueños
donde otrora habitaron bestias
que un día profanaron su luz
y le empujaron al éxtasis existencial.

Entonces odio y escupo.Pero el coraje,
aunque ave esquiva,
un día le impulsó al vuelo
y en silencio le susurró
que podía, que volviera,
que sin ella se apagó el candil.

Y así, sin yo saber cómo (no me corresponde)
desde el impulso de un nuevo amanecer
abrió la jaula
en el más perfecto de los actos de amor.



(ELLA CONJUGA EN SUS PUPILAS TODAS LAS FLORES DEL CAMPO... Y EL ARCO IRIS





  


A otra madre inmaculada.

9 comentaris:

  1. Y también flores. Otra.

    Será por Acuario

    ResponElimina
  2. Que preciosidad de homenaje... :)
    Besos y salud

    ResponElimina
  3. Ella debe estar ahora emocionada mientras, desde donde sea que esté, lee y siente lo leído...

    ResponElimina
  4. Mi lectura aburriría a mis seres queridos desde la más profunda de las carcajadas. En la vida un tiramisú de fresa es más precioso que un poema con su mismo nombre aunque los dos saben a cielo.

    ResponElimina
  5. Una mirada completa

    Y que llena de luz

    ResponElimina
  6. "...El más perfecto de los actos de amor". La consciencia que conoció tal llama tuvo la gracia de conocerse a sí misma en ese instante.
    ¡Qué grande, calmA!
    Coja el poema por donde lo coja, lo mire por donde lo mire... ¡Qué grande!
    Besos, amiga.

    ResponElimina
  7. ...Y yo despistada, y sin saber que estabas de vuelta. Te acuerdas de mi?...

    Me ha encantado lo que escribes a tu madre y volver a tu rincón poético, lleno de luz, de ternura y de sueños.

    Te dejo mi abrazo y el deseo de todo lo mejor para ti. *Soco

    ResponElimina