dimecres, 24 de febrer de 2016

Sutil




"Es mi diario. Soy yo desconcertantemente desnuda, rebelde contra todo lo establecido, grande entre lo pequeño, pequeña ante el infinito… Soy yo…"
Teresa Wilms









Que el aire me lleve a otro lugar,
que el silencio sea ese hueco
donde quedan las palabras,
porque tengo que soltarte
para conseguir cogerme.

Que me fui, amor,
que te quiero y me fui queriéndote,
para dejar de quererte por siempre.

Y olvidar árboles, pañuelos
y campos,
las telas de araña
y nuestros perros,
y tus piernas voladoras
que transitan callejones amados.

Y de esta manera,
con el daño de lo inevitable,
lamerás con tu lengua la misma lágrima
que ayer me quitaste,
y volverás a colocarla en mi mejilla,
pero ahora será otro rostro.

Sentirse solo es mirar a unos ojos que están ciegos.


10 comentaris:

  1. Si, un final triste...
    Pero un comienzo prometedor!!!
    Besos y salud

    ResponElimina
  2. Mudarte de acera no despista al olvido...

    Precioso y triste a partes iguales.

    Petó.

    ResponElimina
  3. todo torna evitable
    salvo el daño
    y el silencio.
    todo, como la calm A

    besos

    ResponElimina
  4. una ausencia no desacredita la lágrima, máxime si es tuya

    ResponElimina
  5. ...sale un abrazo del sentir mirando que rompe silencios en piel

    ResponElimina
  6. Me gusta el cambio en tu blog!

    Tal vez sea necesario alejarse para reclamar una ausencia eterna, de la que regresar esperanzados hacia otro rostro y otro amor, con la ceguera imprescindible para volver a sentirnos.

    ResponElimina
  7. La última frase es demoledora...
    Besos.

    ResponElimina
  8. Amiga: siempre te llevo en mi corazón. Yo estoy igual que siempre, aunque menos flaca y más mayor. Te llevo en mi corazón. Un abrazoooo.

    ResponElimina
  9. Oh, me emocionaste. Touché. Gracias, a veces tocar el suelo duele. Besosss muchos!

    ResponElimina