Te quiero









Te lo he dicho con el viento,
jugueteando como animalillo en la arena
o iracundo como órgano impetuoso;

Te lo he dicho con el sol,
que dora desnudos cuerpos juveniles
y sonríe en todas las cosas inocentes;

Te lo he dicho con las nubes,
frentes melancólicas que sostienen el cielo,
tristezas fugitivas;

Te lo he dicho con las plantas,
leves criaturas transparentes
que se cubren de rubor repentino;

Te lo he dicho con el agua,
vida luminosa que vela un fondo de sombra;
te lo he dicho con el miedo,
te lo he dicho con la alegría,
con el hastío, con las terribles palabras.

Pero así no me basta:
más allá de la vida,
quiero decírtelo con la muerte;
más allá del amor,
quiero decírtelo con el olvido.

Los placeres prohibidos
Luis Cernuda






       

       

       

       



Comentaris

  1. No deberían estar prohibidos... :)
    Besos y salud

    ResponElimina
  2. Decir con el olvido

    No puede desaparecer de decirlo de tantas maneras

    Besos

    ResponElimina
  3. Y el que no lo entienda es porque no quiere. :) Saludos.

    ResponElimina

Publica un comentari a l'entrada